Hamburguesa CO2 bis_0Max Burger, la principal cadena de comida rápida de Suecia, lleva más de dos años estimando las emisiones de CO2 que genera su actividad; de hecho en su web ofrecen información detallada sobre las toneladas de CO2 cuya emisión se asocia a cada producto del menú, incluyendo bebidas y acompañamientos. Al igual que las las calorías o los ingredientes, en sus restaurantes se hace visible dicha información; en cierto modo, se podría decir que la propia empresa esta transmitiendo a sus clientes que se debe comer menos carne, tal y como reconocía uno de los responsables en declaraciones a BBC.

Aunque la medida puede entenderese como un mero greenwashing, lo ciero es que Max Burger esta atendiendo a una creciente demanda de información sobre el impacto ambiental de los bienes que consumimos, cuestión bastante más enraizada en los países nórdicos de Europa.

Además, atendiendo también a un creciente consumidor vegetariano, la empresa encuentra en el CO2 un aliado más para diversificar sus productos y ofrecer hamburguesas vegetarianas o semi-vegetarianas. Internamente, una estimación rigurosa de las emisiones generadas por cada producto supone una buena línea de trabajo para, analizando el consumo energético a lo largo de todo la cadena de producción, optimizar procesos e identificar aquellos proveedores que puedan contribuir a disminuir la llamada foodprint.

 

Uno de esos proveedores de Max Burgers podría ser Lantmännen (sin comprobar), empresa también sueca de panadería y bollería que ofrece una especie de “ficha climática” para cada uno de sus productos; sin duda, una política de responsabilidad social y ambiental muy desarrollada.

Dos ejemplos de ecoinnovación aplicada al ámbito de la alimentación que, yendo más alla de las certificaciones y regulaciones oficiales (aunque Lantmännen sigue además los criterios de la ISO 14025) y aún surgiendo en un entorno con un consumidor altamente concienciado, pueden suponer una buena inspiración a otras empresas para generar nuevos productos y revisar modelos de producción y estrategias de marketing.

Artículos relacionados:

Ecoinnovación doméstica: la cocina propuesta por Philips

Ampliando el enfoque de la innovación

Sostenibilidad e innovación: seguimos dándole vueltas al concepto

Granjas verticales: planta tomates en un rascacielos

Cocinen, ¡cocinen ustedes!

Deja un comentario