Es conocida la teórica contraposición entre los suburbios y el centro de las ciudades en la literatura y en la práctica urbanística en Estados Unidos. Se trata de un debate que, en las últimas semanas, posiblemente al albur de la preocupación sobre el cambio climático y la forma en la que afrontar en las próximas décadas sus consecuencias también en el ámbito del diseño urbano, se está produciendo en diferentes medios tradicionales y blogs especializados en los Estados Unidos.

Inicialmente, diré que siempre me ha llamado la atención esta contraposición y sus diferencias respecto a la forma en la que conceptualizamos el tema en Europa. Así, en los países europeos los centros urbanos siempre han acogido las actividades de mayor dinamismo y han sido siempre los terrenos más disputados, así como los más caros e inaccesibles, mientras el término “suburbio” se utiliza para señalar territorios urbanos degradados y ajenos al stablishment urbano. Por contra, en Estados Unidos el efecto centrípeto ha llevado tradicionalmente a las clases que ascendían en la escala social a las afueras, a los suburbios, mientras que, en muchos casos, los centros urbanos han quedado vaciados y, en muchos casos, han acabado acogiendo a los calses más bajas de la ciudad y los principales problemas de delincuencia e inseguridad.

En cualquier caso, para quienes no habéis desaparecido en este periodo estival (y ya aviso que este viernes me apunto a la huida), siguiendo el post sobre ¿Vuelta al centro de las ciudades en Estados Unidos?, traigo aquí dos posturas contrapuestas, con argumentos de peso en ambos casos.

Por un lado, en Sabramento BeeJoel Kotkin, un conocido articulista sobre temas urbanos y autor de The New Geography, propone argumentos a favor de los suburbios. A modo de ejemplo, menciona:

One key reason has to do with patterns of job growth. Since 2000, suburban communities in the largest metropolitan areas have added jobs at roughly six times the rate of the urban cores.
This pattern has had profound and often counterintuitive effects on commuting distances. Planners and journalists tend to think of cities in traditional concentric rings, with distance from the core as the key measurement of distance from jobs. But in most regions, the vast majority of employment is outside the core. Even in Sacramento, a state capital, only about 1 in 10 jobs are in the city center. Exurban employment growth since 2000 has been the fastest regionally, expanding at nearly twice the rate for Sacramento County.

En el artículo, las referencias son fundamentalmente para el caso de Sacramento y sus conclusiones tienen una dimensión regional que genera ciertas interferencias para el análisis. En cualquier caso, es interesante valorar también que, frente a lo que algunos creemos ya un argumentario superado, existen aún posiciones que valoran la contribución social y económica de este modelo de desarrollo urbano.

Para quien quiera seguir oprofunizando en las posicones del autor, y enlazando con el tema del cambio climático que mencionábamos anteriormente, en su propia página web se puede leer un post en el que precisamente destaca el boom de la importancia de las ciudades en el nuevo contexto climático y energético.

Como reacción al post que comentábamos, en el blog Urban places and spaces aborda esta cuestión y destaca un artículo en The New Republictitulado Trading places en el que se discute la inversión de las tendencias demográficas urbanas.

Si escarbamos un poco más, veremos que este tema también nos toca de cerca. Pensemos en las múltiples promociones urbanísticas que, tras los casos de suspensión de pagos y paralizaciones administrativas y judicales, nos pueden venir a la cabeza. Y entonces ya pasamos a pensar en la crisis financiera y económica como factor de cambio en las tendencias urbanas. Precisamente este argumento es el que utiliza C.R. Leinberger (de laBrookings Institution) para publicar un interesantísimo artículo en The Atlantic sobre las consecuencias de la crisis de las subprime en Estados Unidos a nivel social.

Del sueño americano a la pesadilla suburbana….

Ciudades a escala humana

Deja un comentario