La empresa china Ofo, que da acceso al alquiler de bicicletas a través del móvil, ha llenado hasta 22 ciudades del gigante asiático con sus características bicis amarillas, llegando hasta los cinco millones de usuarios registrados en su app. Ahora sus bicis amarillas llegan a Occidente, pues su servicio ha desembarcado en Silicon Valley y está a punto de hacerlo en Cambridge, Inglaterra, según informa la revista Wired.

 

¿Qué distingue a Ofo de los servicios de préstamo de bicicletas municipales que conocemos, como DBizi en Donostia – lo cual puede servir a estos como idea de benchmarking –? Los usuarios de Ofo no tienen porque buscar los puntos de estacionamiento previamente designados por el ayuntamiento o los gestores del servicio una vez que han hecho uso de sus bicicletas, si no que los pueden dejar en prácticamente cualquier punto de la ciudad. Los usuarios de Ofo pueden buscar las bicicletas disponibles más cercanas a través de la app en cualquier momento del día, y una vez que localizan la bici, la app les facilita el código para desencadenarlo. Para devolver la bici, el usuario puede estacionarlo en cualquier lugar donde sea legal hacerlo y no tiene más que volver a encriptar el candado. Todos los trayectos tienen un precio de tarifa plana de unos 60 céntimos de euro, independientemente del tiempo y la distancia.

 

El pasado septiembre, Ofo recibió una inversión de 100 millones de dólares de firmas como Didi, la empresa que frenó a Uber en China. Ofo, con sede en Beijing, compite en el mercado chino con MoBike, con sede en Shanghai, y la fuerte competencia en el sector es una de las razones para iniciar el proceso de expansión internacional.

 

 

Deja un comentario