El parlamento galo ha aprobado una ley que prohibirá la extracción de gas y petróleo en Francia y los territorios de ultramar a partir de 2040. Con esta medida, se convertirá en el primer país del mundo en dar un fin definitivo a la producción de combustibles fósiles; un paso destacado en la lucha contra el cambio climática y la transición a un mundo descarbonizado.

 

Francia produce cerca de 815.000 toneladas de petróleo al año, una cifra que Arabia Saudí iguala en pocas horas, y depende al 99% de las importaciones de hidrocarburos, por lo que la medida es fundamentalmente simbólica, pero es reflejo de la determinación por sustituir los combustibles fósiles – y la energía nuclear – por energías renovables. La medida afectará sobre todo a la prospección de petroleo y a la renovación de licencias en el territorio sudamericano de Guayana.

 

La medida sigue la estela de Costa Rica, que prohibió la extracción de fósiles, pero de manera temporal hasta 2021.

 

 

Deja un comentario