la-aplicacion-de-mensajeria-mas-segura-infopost

 

 Amnistía Internacional ha elaborado un ránking de las 11 empresas que ejecutan las aplicaciones de mensajería instantánea más populares, en función de cómo protegen la privacidad y la libertad de expresión de los usuarios. Las apps de Facebook – WhatsApp y Messenger –, con 2.000 millones de usuarios, están en lo alto de la lista por su uso de la encriptación, aunque también profundiza en las diferencias entre las dos aplicaciones.

 

Mientras que WhatsApp es “la única app que avisa expresamente a los usuarios de cuando no se aplica la encriptación de extremo a extremo a un chat determinado”, Facebook Messenger no emplea este tipo de encriptación por defecto, y no advierte a los usuarios de que en las conversaciones normales se utiliza una forma de encriptación más endeble. La encriptación de extremo a extremo, un sistema de seguridad que conlleva que solo los clientes y no la empresa puedan ver los textos, se introdujo por defecto en WhatsApp a principios de año, algo que los usuarios pudieron notar a través de mensajes. Sin embargo, han surgido nuevos problemas desde entonces: WhatsApp anunció que compartirá datos de usuarios con Facebook, asunto que está siendo investigado por la Comisión Europea por ir en contra de las normas de competencia.

 

Cercanos en puntuación a Facebook se encuentran Apple – con Facetime e iMessage – y Telegram. Este último se se introdujo con un fuerte posicionamiento de promover la privacidad en las comunicaciones, por lo que AI se sorprende de que no use la encriptación de extremo a extremo por defecto, y los usuarios no reciban aviso cuando utilizan una encriptación más endeble. Por detrás se encuentran Google – con Hangouts, Allo, y Duo – o Line, muy popular en Japón y el sudeste asiático.

 

Entre los que no llegan al aprobado está Microsoft con Skype, al que se cataloga como un importante objetivo de vigilancia gubernamental con encriptación endeble, y descolago en último lugar, Snapchat, cuyos mensajes “autodestruibles” dan una “falsa sensación de privacidad” a los usuarios.

Deja un comentario