resellerEn las últimas semanas he escuchado varias veces la misma canción: “el que salga de esto saldrá reforzado” refriéndose a las empresas que sobrevivan a esta terrible crisis económica. Aguantar, capear el temporal, atrincherarse… son términos utilizados todos los días en nuestras empresas para resumir la estrategia de supervivencia que están llevando a cabo. En tal entorno es muy difícil hablar de innovación. La innovación es una apuesta a medio y largo plazo que no parece estar entre las prioridades más acuciantes.

Sin embargo, hay empresas que deciden, incluso en estos momentos difíciles, apostar por la innovación y por nuevas herramientas e innovación que faciliten la diversificación de sus líneas de negocio. El grupo Mondragon y su iniciativa Mondragon Open Innovation es un extraordinario ejemplo, una iniciativa pionera que ha puesto en común las necesidades de diversificación expresadas por las empresas del grupo Mondragón con la oferta tecnológica de los agentes científicos y tecnológicos del País Vasco. Los resultados están siendo prometedores y se pudieron ver en la convención Mondragon Open Innovation celebrada el pasado 28 de Marzo, en la que centros tecnológicos y empresas se reunieron en torno a oportunidades concretas de colaboración.

Procesos de innovación de este tipo permiten a las empresas tomar contacto con activos tecnológicos que pueden ser puestos en el mercado en el corto plazo y que les pueden ayudar a generar nuevas líneas de negocio. La diversificación es sin duda una de las salidas para las empresas que están viendo cómo sus mercados originales se están haciendo cada vez más pequeños mientras otros nuevos mercados crecen, y la adquisición de tecnología mediante la colaboración con agentes científicos y tecnológicos es una inmejorable vía para lograr entrar en estos nuevos mercados con ciertas garantías de éxito

Deja un comentario