El mayor residencial de viviendas pasivas del mundo está a punto de abrirse en Heidelberg, como epicentro de un nuevo distrito experimental de la ciudad alemana, Bahnstadt, donde todos los edificios deben cumplir el estándar Passivhaus. El residencial Heidelberg Village, creado por Frey Group, constará de 162 apartamentos de distintos tamaños que se espera entregar a sus habitantes en este 2017 para crear una comunidad multigeneracional y heterogénea con acceso a áreas verdes y de interacción social.

 

Bahnstadt, tal como relata Inhabitat, es un ambicioso proyecto para convertir una antigua terminal de trenes de mercancías de esta ciudad del sudoeste alemán en un campus de 116 hectáreas de viviendas alimentadas por energías renovables, 2.000 viviendas eficientes que retienen la energía. Los bloques de cinco pisos de Heidelberg Village serán su máximo exponente, cubiertos de fachadas con jardines verticales, así como azoteas verdes transitables. Además de mejorar la estética de los edificios, los jardines verticales ejercerán de aislante del frío y del calor, eliminando la necesidad de calefacción y aire acondicionado, y purificarán el aire de la ciudad. Las fachadas contarán también con paneles solares con la doble función de producir energía y contribuir al aislamiento térmico de las viviendas en verano.  Las viviendas contarán con sensores que pondrán en funcionamiento los sistemas de ventilación automáticamente cuando la calidad del aire esté por debajo del umbral determinado.

 

A nivel social, los futuros residentes de las viviendas serán seleccionados de entre distintas capas demográficas y sociales para intentar crear una comunidad heterogénea en la que todo el mundo se conoce, según los responsables del proyecto.  Las viviendas serán 100% accesibles a personas con diversidad funcional e integrarán servicios de cuidado de mayores y niños, no obstante se ofrecerán alquileres reducidos a jóvenes si dedican tiempo a cuidar a personas con limitaciones o a hijos de madres solteras.

 

 

Deja un comentario