Mano a mano

La diferencia entre un turista y un inmigrante es que uno lo es por gusto, mientras que el otro, por necesidad. Con la llegada de la crisis el discurso en contra de la inmigración no ha hecho más que endurecerse, centrándose más en lo que se recibe por parte de la administración pública y omitiendo lo que aportan, por ello, el último estudio de Ikuspegi ha tratado de poner cifras y datos oficiales a estos aspectos en cuanto a Euskadi se refiere. Los datos arrojados han sido claros; los inmigrantes aportan más de lo que reciben a la economía vasca.

 

 Este proyecto ha sido llevado a cabo de la mano del Observatorio Vasco de Inmigración junto con la Universidad del País Vasco con dos objetivos específicos. Por un lado, realizar un balance entre el uso de los sistemas de bienestar y la aportación de la población de nacionalidad extranjera en términos económicos a la administración pública en el País Vasco y a la Seguridad Social, por otro, analizar el impacto demográfico de la población extranjera.

 

En cuanto a la demografía atañe, el estudio se hace eco del impacto positivo de la inmigración, lo que ha provocado que esta no haya disminuido en los últimos años, ayudando a preservar el amenazado sistema de pensiones.

Deja un comentario