La impresión 3D tiene potencial para revolucionar el modelo de producción mundial. Su introducción ya ha tenido un impacto innegable en la industria, pero la promesa de que llegue a cada hogar, para que los consumidores seamos también productores de objetos, no se ha materializado. El problema no es el precio, sino que aún se requieren conocimientos técnicos para el manejo de las impresoras. La empresa vasca Tumaker quiere cerrar esta brecha con el proyecto Voladd, que une una impresora 3D con una plataforma online con diseños para imprimir, sin necesidad de habilidades previas.

 

Según Jon Bengoetxea, CEO de Tumaker, en declaraciones recogidas por la SPRI, “es la Netflix o Spotify de los objetos, porque entras en la plataforma con el móvil o el ordenador, buscas el objeto que quieres, le das al play y lo tienes”. Con ello han aspirado así a crear “la primera impresora 3D con sentido para la vida cotidiana”.

 

Ya existen otros repositorios de productos imprimibles en la web, pero la clave diferencial de Voladd, tal como afirma Retina, es que la primera plataforma conectada directamente a la impresora, por lo que el usuario no tiene que descargarse ningún archivo. La plataforma, de uso gratuito, cuenta ya con 20.000 diseños desarrollados por los profesionales de Tumaker, en 25 categorías distintas: desde herramientas, elementos del hogar o juegos hasta piezas ligadas a la salud, el deporte o usos profesionales. Se pretende que con el tiempo otras personas o empresas vayan sumando sus diseños a la plataforma.

 

Tumaker pretende hacer un prelanzamiento de Voladd en octubre a través de una campaña de crowdfunding, y abrirlo luego gradualmente al mercado en el Estado, Europa y Estados Unidos.

 

 

 

Deja un comentario