La creciente preocupación por el calentamiento global, y por el efecto nocivo que las emisiones de óxido de nitrógeno causan sobre la salud ciudadana, está haciendo que cada vez más países se marquen objetivos de aumento de ventas de vehículos eléctricos e híbridos. Algunos van más allá y se proponen eliminar por completo los coches diésel y de gasolina en favor de autos más limpios. Recientemente los gobiernos de Francia y Reino Unido anunciaron que aspiran a prohibir los coches nuevos de combustión de fósiles a partir de 2040.

 

El pasado 6 de julio, el Ministro de Medio Ambiente francés Nicolas Hulot anunció que el gobierno planea prohibir la venta de automóviles de combustión de petróleo antes de 2040 – además de otras medidas más cercanas en el tiempo, como el cierre de centrales eléctricas a carbón para 2022, para cumplir con el Acuerdo de París contra el cambio climático –. El plan para conseguirlo, según Le Monde, pasaría también por ofrecer dinero a los hogares que cumplen ciertos requisitos para sustituir coches de gasolina anteriores a 1997 y coches diésel anteriores a 2001.

Unas semanas más tarde fue el gobierno de Reino Unido quien se sumó al objetivo de prohibir los coches de combustión de fósiles para 2040, citando la contaminación del aire como el mayor riesgo para la salud pública, con un coste anual de 2,7 mil millones de libras esterlinas sobre la productividad.

 

Anteriormente, Noruega, el país que es considerado líder en esta materia, se marcó como objetivo que el 100% de los automóviles de pasajeros y furgonetas que se vendan en 2025 sean eléctricos o híbridos. A pesar de ser un país productor de petróleo, ya en 2016 el 40% de los vehículos vendidos en el país escandinavo eran eléctricos e híbridos. Por otra parte, el gobierno de la India, país donde se encuentran algunas de las ciudades más contaminadas del mundo, se propone que todos los autos sean eléctricos en 2030.

 

Al menos otros 10 países se han marcado objetivos oficiales de ventas de vehículos eléctricos: Alemania, Austria, China, Corea del Sur, Dinamarca, España, Irlanda, Japón, Países Bajos, y Portugal. Actualmente, según IHS markit, tan solo el 3% de los vehículos que se venden en el mundo son eléctricos o híbridos. No obstante, según un informe de Bloomberg, en el plazo de 20 años los vehículos eléctricos superarán en ventas a los de combustión interna, debido a la caída de precio de las baterías. Esta predicción mejora y acelera sus anteriores previsiones.

 

 

Deja un comentario