Hace unos días repasábamos las diferentes implicaciones de diseño urbano y desarrollo industrial relacionadas con el coche eléctrico desde laperspectiva urbana y especialmente en lo relativo a los sistemas de recarga. Y es que en la carrera por el vehículo eléctrico uno de los principales puntos débiles de la competición es el de las fuentes de energía con las que se producirá la electricidad que alimentará los coches. Podría ser que, por huir de la economía movida por petróleo, acabemos en una economía movida por el carbón o la energía nuclear y no hayamos conseguido solucionar el cambio climático y la dependencia de fuentes no renovables. ¿Cómo dar de beber a todos esos vehículos que en las próximas décadas se espera que se desplacen por las carreteras? ¿Qué darles de beber?

En el impulso de esta nueva solución de movilidad se lleva tiempo poniendo el énfasis en el vehículo en sí y en el motor más concretamente y, en segundo lugar, en los sistemas de recarga. Falta la tercera pata: laalimentación fiable, estable y en cantidad suficiente de electricidad a través de una red que redimensiona las actuales al introducir progresivamente una mayor demanda de fluido eléctrico. Y esto último parece que ha estado más arrinconado en la agenda de investigación y desarrollo tecnológico en los últimos años.

Así que aprovecho para enseñar aquí dos soluciones (habrá más, seguro, a ver si las encontramos) que experimentan con la utilización de fuentes de energía limpia y renovable en la alimentación de los puntos de recarga. Por un lado, la empresa Beautiful Earth Group ha desarrollado un sistema de recarga mediante energía solar, que ha instalado hace unos meses ya en Brooklyn. Se trata de una solución que Toyota también está desarrollando en los últimos tiempos y que pronto tendrá disponible para instalar en Japón. Por otro lado, en la feria automovilística de Chicago se presentó hace unas semanas un sistema de recarga basado en la energía generada por un mini-parque eólico, sistema desarrollado por Coulomb Technologies.

En España han sido AccionaIndra Ingeteam las primeras en situar la alimentación mediante fuentes renovables como una prioridad a través delProyecto Sirve (Sistema Inteligente de Recarga de Vehículos Eléctricos). Este proyecto, entiendo, trata de utilizar las energías renovables de una forma indirecta, utilizando de forma eficiente el mix eléctrico y aprovechando al máximo el potencial de la electricidad procedente de fuentes renovables. En Noticias de Navarra se puede encontrar una buena ý sencilla explicación del sistema:

Jon Asín destaca que el elemento diferencial del sistema de recarga es su carácter inteligente, que le permite no saturar la red ni provocar picos de energía. “No tendría sentido que, si todos ponemos el coche a recargar a las siete o las ocho de la tarde, obliguemos a que las centrales térmicas trabajen más y emitan más CO2. Se daría la paradoja de que un vehículo eléctrico estaría contaminando más que un coche diésel”, explica.

Así, el sistema desarrollado por Ingeteam, Acciona e Indra permitiría aprovechar al máximo las horas de menor consumo -entre las once de la noche y las seis de la mañana- para recargar los vehículos. Estas horas coincidirían asimismo con aquellas en las que los parques eólicos tienen acreditada una mayor capacidad de generación y que en ocasiones se ve desaprovechada. “Hay momentos, especialmente los sábados por la noche -explica Asín-, en los que la demanda baja tanto que hay que parar algunos molinos. Nuestro sistema permitiría no sólo una integración entre las energías renovables, sino aumentar la potencia eólica instalada en la actualidad”.

También te puede interesar:

Foto de cabecera tomada de Beautiful Earth Group.
Foto del sistema solar de Toyota tomada de DesingBoom.

Deja un comentario