Siempre nos quedará Melbourne

No sabemos si Melbourne es realmente la mejor ciudad en la que uno puede vivir, eso sí, lo que es innegable es la determinación de la ciudad australiana por hacer de la urbe un espacio sostenible a la par que economicamente viable, por ello, no es casualidad que la capital de Oceanía lidere por cuarto año consecutivo la lista de la revista Economist Intelligence Unit (EIU) que mide la calidad de vida de las distintas ciudades a lo largo y ancho del globo terrestre.

 

Las razones por las que Melbourne colma la lista anualmente se debe a su espectacular evolución después de que en 2009 la ciudad sufriera uno de los peores episodios de su historia, un verano con intensas temperaturas que terminó con un incendio que causó la muerte de 179 personas, entonces, la ciudad puso un plan de mejora con medidas tales como:

 

  1. Protección natural contra el calor plantando arboles que diesen sombra y la recogida de aguas pluviales.

  2. Renovación de infraestructuras antiguas para hacer mejor frente a posibles incendios

  3. Generación de energía renovable, la ciudad tiene el objetivo de generar el 25% de la energía que consume de manera sostenible para el 2018.

  4. Conservación y protección de la cultura autóctona

Deja un comentario