DSC03152Hay mucho “buzz” sobre la palabra emprender últimamente en España. Con una economía profundamente deprimida y mientras se alcanzan lentamente los más de seis millones de personas sin trabajo puede ser que el emprendimiento sea una de las salidas, sobre todo, para los miles de graduados, doctorados y personas altamente cualificadas que se encuentran en paro. Este tipo de personas se enfrentan hoy a un dilema: abandonar el país en búsqueda de mejores trabajos, aceptar trabajos muy mal pagados o incluso por debajo de su cualificación, buscar y buscar mejores empleos o decidirse a dar el paso y crear una empresa. Mejor que mejor si esta empresa es tecnológica, nos dicen los expertos. Pero, ¿es factible crear empresas tecnológicas en España? ¿Es posible crear una startup en España y competir con los gigantes globales? ¿Existe financiación para este tipo de empresas? ¿en qué sectores?

En primer lugar, para enfocar un poco la cuestión deberíamos aclarar qué es eso de una startup tecnológica. Todavía hoy, y a mí me sorprende enormemente, vemos en la prensa cómo empresas Web con un muy limitado componente tecnológico acaparan este calificativo. Sin  querer nombrar ninguna, aunque seguro que todos tenemos muchas en la cabeza, es difícil ver un componente tecnológico avanzado en este tipo de empresas. No  las critico, de hecho muchas de ellas, como los famosos “cupones”, exhiben crecimientos y beneficios realmente extraordinarios. Este tipo de empresas, desde mi punto de vista, tienen un escenario bastante más optimista en España que las verdaderamente tecnológicas. Las llamadas startup webs/Internet consiguen su break-even mucho más rápido y con menor inversión lo que las hace muy atractivas para pequeños inversores y, estos sí, están apareciendo cada vez más por aquí.

El sector de la movilidad

En este artículo me ceñiré a un sector que conozco con detalle y en el que he estado inmerso en los últimos años como socio fundador de Mobbitatel sector del software de movilidad. Intentaré ofrecer mi visión sobre un sector de enorme crecimiento mundial y de la realidad más cercana.

El sector del software no es nuevo ni mucho menos pero sigue exhibiendo un enorme crecimiento y capacidad de tracción. En la actualidad, segmentos como la seguridad, el big data, el cloud computing o la movilidad son sin duda los que mayores crecimientos están experimentando. Se trata de áreas tecnológicas jóvenes, con enorme capacidad de transformación en la competitividad y productividad de muchos sectores.

En España, como en casi todo el mundo, están surgiendo nuevas empresas tecnológicas que trabajan en estas áreas. Algunas de ellas con éxito. En el emergente campo de la movilidad también existen emprendimientos que están intentando sacar la cabeza. No obstante, la capacidad de captación de financiación en España, e incluso en Europa, es muy limitada. Y las posibilidades de construir productos competitivos globalmente sin la financiación adecuada son pocas. Las empresas que dominarán el sector del software de movilidad no serán españolas, ni siquiera Europeas. No nos engañemos, aquí no hay dinero para esto.

Es muy difícil que en España surjan empresas como NetBiscuits, por ejemplo, que levantó en 2012 27 millones de dólares para aprovechar la oportunidad de desplegar aplicaciones y webs móviles en la nube. O empresas como Mofuse, que ha creado un CMS para la generación de sitios móviles multiplataforma logrando  en 2011 una inversión de 1,2 millones de dólares. Empresas como Digby, que se alió en 2011 con AT&T para conquistar el mercado de las soluciones móviles en el punto de venta y que con una inversión de 8 millones de dólares está lanzando un producto de mucho interés, o LightSpeed Retail que logró una inversión de 30 millones de dólares el año pasado para su sistema para el punto de venta sobre iOS.

En el campo del Mobile Commerce  empresas como como Revel Touch (10 millones, 2012), UnBoundCommerce,  UsablenetLeap Commerce, etc están buscando hacerse con el jugoso mercado de las aplicaciones multiplataforma. Todos ellos están construyendo productos potentes, a precios muy competitivos. En el campo de las plataformas desarrollo de aplicaciones móviles empresas como Kony (19 millones en 2011),Appcelerator (50,2 millones de inversión), PhoneGap y muchas otras dominarán también el mundo.

En el sector de software de movilidad, como sector de base tecnológica, son necesarias importantes rondas de inversión para lograr productos maduros, competitivos globalmente pero con capacidad de crecimiento. En España, e incluso en Europa, esta capacidad de financiación simplemente no existe. De hecho, son rarísimas las empresas de software españolas o europeas surgidas durante los últimos diez o veinte años. Me refiero a empresas con productos software, no a empresas que implantan software (consultoras, implantadores) que en principio muestran mucho menor potencial de crecimiento y, sobre todo, mayores dificultades en la escalabilidad.

Mi conclusión final es que es extraordinariamente difícil construir una empresa de este tipo desde EspañaEl modelo europeo de financiación de la I+D, a todas luces lento y excesivamente burocrático, no es válido para una industria que demanda rapidez y foco en el mercado. De hecho, en muchos casos el software se califica de ciertos programas públicos como tecnología de segunda. Sin un sector de capital riesgo con músculo se tratará por siempre de otro de los sectores de enorme crecimiento que nunca sacarán la cabeza en España.

En España, y también aunque en menor medida en Europa, seguiremos por muchos años utilizando el software de Google, Microsoft, Oracle y otros muchas empresas americanas.  Un familiar me pregunta siempre que de dónde pueden salir los empleos que necesitamos: aquí hay un sector que los podría crear pero hace falta que se apueste por ello de verdad.

Deja un comentario