La artista Mona Caron, fascinada por la capacidad de la naturaleza para abrirse camino en cualquier resquicio, llena paredes de ciudades de todo el mundo con malas hierbas gigantescas:

Su mural más alto lo ha realizado en São Paulo, Brasil, para un grupo que que tiene como causa convertir una autopista urbana en un parque peatonal:

Deja un comentario