5958301183_858fb44f02_mEn otros de los pecados de “La Divina Comedia del I+D+i” deGuiller (Thought in Euskadi) se menciona la gobernanza  y con ésta,  la incapacidad de trabar consensos sólidos sobre las cuestiones fundamentales y las dificultades para encontrar el equilibrio en un sistema que, en función del prisma con el que se mire, es fundamentalmente público, privado, o público privado. ¿O quizás ninguna de las tres anteriores?

Creo que Guiller conoce mejor que nadie las dificultades que tiene la RVCTI para funcionar como red, con personalidad y reconocimientos propios, con objetivos comunes y nodos articulados para el trabajo conjunto y tiene mucha razón en los pecados que comenta. Me gustaría ir un poco más allá, sin embargo, y añadir que las dificultades señaladas tienen mucho que ver con la propia diversidad y riqueza del sistema por el que seguramente pagamos un precio en términos de dificultades de gestión.

Hay Departamentos muy variados y de Universidades públicas y privadas, Centros tecnológicos de muy diverso tamaño, orientación y naturaleza y una variedad curiosa de CICs y BERCs que conviven con centros empresariales de I+D y otros agentes en un complejo sistema de gobernanza muy cruzado entre agentes en el que participan las empresas y las instituciones públicas en proporciones muy dispares. Si cada uno va por su lado y siguiendo sus intereses, “Houston tenemos un problema”. Pero el potencial para buscar sinergias y alinear masas críticas y cadenas de valor que aporten valor real a las empresas y al conjunto de la sociedad es enorme. Para ello, creo que estaremos de acuerdo en que habrá que trabajar mucho en la articulación de la propia red y en sistema avanzados de colaboración (seguramente de geometría variable, en función de objetivos específicos) que rompan con las ineficiencias que bien señalas.

Continuará…

Deja un comentario