Estamos acostumbrados en este espacio a hablar de conceptos complejos como la ciudad sostenible, la ciudad inteligente o la ciudad inclusiva. Hoy nos vamos a detener en uno mucho más sencillo: la ciudad atractiva.

Uno de los primero comentarios tras conocer una ciudad siempre suele girar en torno a su atractivo. Se suelen tener en cuenta después otras características como la vitalidad, el cuidado por el medio ambiente, la diversidad de culturas y un sin fin mas de aspectos más que sirven para decantarnos por una ciudad u otra. La primera sin embargo, siempre ha sido el que sea amable y atractiva.

The school of Life ha creado una especie de manual de cómo crear una ciudad atractiva. El manifiesto se fundamenta en 6 aspectos básicos que toda ciudad debe cumplir si pretende ser atractiva:

1.- Estabilidad entre el orden y el desorden. No nos gustan las ciudades ordenadas pero un excesivo orden restaría encanto a la ciudad. Hace falta variedad para no caer en la monotonía sí, pero debe ser ordenada y no que parezca construido sin un previo ordenamiento.

2.- Vitalidad. Debe haber vida en la ciudad. Por mucho que se construya de forma correcta y vistosa, la ciudad perderá todo su atractivo si no hay vida a través de sus calles. Desde pequeños comercios a grandes establecimientos, todo vale para amenizar la vida diaria de una ciudad y hacerla más encantadora. Es cierto que quizás haya gente que busque la tranquilidad, pero la mayoría de los amantes de las ciudades son amantes de la vida social diaria.

3.- Ciudad compacta. La ciudad debe ser compacta tanto para crecer en belleza como para ser responsable con el medio ambiente. Los casos de personas que a medida que sus ingresos aumentaban se movían  a las afueras a construir sus chalets ha pasado prácticamente en todas las ciudades. Gran error, esto ha causado un impacto negativo además de hacer las ciudades muy aburridas. Barcelona es el ejemplo a seguir en este aspecto, pero hay muchísimas ciudades con suburbios dormitorios que hacen que la ciudad pierda todo su encanto.

4.- Un toque de misterio. Guardar un orden es muy importante pero también dotar las ciudades de un toque de misterio. Callejones de cascos antiguos por los que perderse o miradores en lo alto de la ciudad, en definitiva, lugares con misterio que hagan que se despierte la curiosidad de la gente que lo visita. Siempre guardando el equilibrio entre las pequeñas y las grandes calles pero a todo turista le gusta perderse un rato por los callejones de una nueva ciudad.

5.- Escala humana. La escala es una característica de la que se habla poco pero tiene mucha importancia. Hoy en día es fácil observar grandes diferencias entre edificios, sobre todo entre viviendas y los edificios de las grandes empresas. Desde The School of Life apuestan por construir edificios con pocas plantas (esto también ayudaría a que todo sea más compacto) para que así nadie se sienta diminuto como puede ocurrir hoy día ante los extravagantes edificios que abundan hoy en día.

6.- Idiosincrasia propia. Por último, es muy importante hacerlo propio. No pagamos y nos metemos muchas horas de viaje para ver los mismos edificios que en nuestras ciudades. Cada ciudad es una cultura y una tradición, en ello reside la gracia y el diseño de la ciudad debe ser representativo de las características de la ciudad. Al igual que nos gusta cambiar el clima o la lengua, también nos gusta que los estilos sean diferentes.

Curioso trabajo el realizado por The school of Life. Factores que después de vistos parecen obvios pero que nunca nos paramos a pensar y que inconscientemente son en los que la mayoría de la gente usamos para hacer una valoración sobre la impresión que nos causa una determinada ciudad.

Deja un comentario