La Economía Circular puede presentarse como un concepto complejo y entenderse como algo excesivamente genérico o abstracto. Se puede ver como algo externo y ajeno, así como difícil de entender y más aún de aplicar. Con este pequeño texto vamos a esclarecer tan sonado término. Y veremos como no es algo tan complicado. Veremos que lo único que hace falta es voluntad para la reflexión, el análisis y la puesta en marcha de acciones. Tanto si se hace en el ámbito personal, en una PYME o en una gran empresa. Como consumidor o como productor, solo hace falta ponerse a ello.

Para hacer más sencillo de entender el concepto de Economía Circular nos acercaremos a ella a través de sus tres estrategias. Pondremos ejemplos cotidianos para entender el concepto y como idea para aplicar en el día a día como consumidor. También se expondrán los modelos de negocio asociados a cada estrategia para aplicar en la empresa como productores/consumidores.

Estrategia para ralentizar la recirculación

Busca alargar la vida útil de los productos y sus componentes. Es decir, que el producto dure mucho tiempo en el mercado.

Cuanto más tiempo este un producto en la fase de uso más tiempo ha de pasar para que se demande dicho producto de nuevo. Los materiales utilizados en un único producto, que sustituye más productos menos duraderos en el mismo espacio de tiempo, siempre serán menos.

En contraposición al usar y tirar de la Economía Lineal tenemos el usar y reusar, reparar y reusar, reparar y reusar y luego ya tirar (pero al contenedor correspondiente para reciclar los materiales). ¡Se acabaron la obsolescencia programada y la percibida!

Ejemplo: Comprar ropa duradera, utilizarla más veces uno/a mismo/a, intercambiar prendas con otras personas, mercados de segunda mano o heredar la ropa de familiares/amistades (reutilización). Poner parche a los pantalones que se rompen (reparación).

En las empresas surgen los siguientes modelos de negocio:

  • Producto como servicio (servitización). Se basa en transformar la venta de bienes en la venta de un servicio. Disfrute del bien y las prestaciones en contraposición a la propiedad de este.

Ejemplo: no vendo coches, vendo capacidad de transportarse (alquiler de coches)

  • Extensión de la vida útil del producto: Las empresas amplían el ciclo de vida de sus productos y activos. No se limita a vender un producto si no a mantenerlo en el mercado por medio de la reparación, actualización, remanufactura y recomercialización.

Ejemplo: no vendo coches, reparo los coches averiados y les instalo actualizaciones de software o nuevas piezas

  • Modelo clásico de productos duraderos: Se trata de proporcionar productos con vidas útiles largas al cliente. Productos que están basados en el diseño para ser duraderos y reparables.

Ejemplo: muebles de madera de alta calidad que dura generaciones.

  • Plataforma de intercambio: Incrementa la aportación de valor en base a la colaboración entre los usuarios de los productos, ya sean individuos u organizaciones. Compartir herramientas y maquinarias con otras empresas del sector.

Ejemplo: Una plataforma de carga y descarga común para varias empresas que evite que cada una tenga la propia.

Estrategia para recircular los materiales

Busca alargar la vida los materiales recuperándolos y reintroduciéndolos en el mercado. Es decir, que se cierra el círculo de los materiales.

Cuando la vida útil de un producto llega a su fin, los materiales que lo componen han de ser recuperados en su totalidad y recirculados a los procesos productivos o a los ciclos biológicos según sean sus características.

Ejemplo: cuando se te rompe el pantalón haces una colcha con trozos de pantalones (upcycling) o lo depositas en el contendor de ropa para que se utilice el algodón para fabricar otros productos (reciclaje).

  • Recuperación y reciclaje de los recursos: Se añade valor recuperando residuos y convirtiéndolos en materiales. La utilización de materiales reciclados en un proceso de producción es un ejemplo. De un residuo se obtiene un valor como material de producción.

Ejemplo: Enviar

  • Simbiosis industrial: Se tratad de una solución orientada en el proceso, no tanto en el producto. Consiste en utilizar excedentes residuales de una empresa como fuente de aprovechamiento de otra. Son procesos que precisan de colaboración interempresarial que suele llegar al punto de traccionarse unas a otras a emplazarse en el mismo lugar.

Ejemplo: el excedente de agua caliente de una empresa es el sistema de calefacción de aquellas situadas junto a ella.

Estrategia para estrechar la recirculación

Busca minimizar la demanda de materiales y energía. Es decir, hacer lo mismo o incluso más (ofertar los mismos productos o servicios) pero utilizando menos energía y materiales.

Dentro de un sistema económico circular, además de recircular materiales y alargar su uso, también se debe maximizar el uso de energía y de los propios materiales. Esta estrategia busca hacer más con menos, alcanzar altos estándares de eficiencia y aprovechamiento y por tanto de reducción de la demanda.

Ejemplo: Poner LED en la casa, iluminas las mimas habitaciones consumiendo menos energía. Comprar la comida a granes en bolsas de tela, te comes el mismo plato de lentejas utilizando menos materiales (los plásticos de los paquetes de lentejas).

  • Maximizar el uso de materiales y energía: Llevar a cabo procesos que permitan reducir la demanda energética y de materiales. Se trata de hacer más con menos y generar menos residuos y emisiones.

Ejemplo: Impresión de piezas en 3D que no generan restos de los cortes. Optimización de los diseños productivos para el ahorro de agua, materiales o energía.

  • Suministros circulares: Añade valor sustituyendo las materias primas y las fuentes de energía por otras que son renovables o que tienen un menor impacto ambiental.

Ejemplo: Fabricar coches con acero reciclado de las chatarrerías y desguaces.

Como vemos, la economía circular es algo sencillo, usar menos materiales y energía, para ello existen diferentes estrategias, muchos mecanismos y diversidad de elementos a tener en cuenta, los más importantes, voluntad e innovación.

Deja un comentario