El MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) ha aprobado definitivamente el plan que, durante 2021-2023, buscará promover y consolidar un modelo económico circular y descarbonizado. Para ello cuenta con un presupuesto de más de 1500 millones de euros que se repartirá entre las 116 medidas contempladas para hacerlo realidad.

Estas medidas están articuladas en 8 ejes principales: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias, reutilización del agua, sensibilización y participación, investigación, innovación y competitividad; y empleo y formación.

En el eje de producción destacan las medidas destinadas al ecodiseño en diversos sectores como el alimentario o forestal, así como la iniciativa PYME Circular, la cual pretende integrar la economía circular en pequeñas y medianas empresas mediante espacios para repensar y crear nuevas fórmulas para el nuevo modelo. El ámbito turístico será otro de los sectores en el punto de mira, en el cual se pretende desarrollar el turismo sostenible como palanca transformadora del sector.

Al eje de consumo van destinadas herramientas relacionadas con la información al consumidor, como la Etiqueta Ecológica Europea o una nueva Etiqueta que informará sobre la vida útil e índice de reparabilidad del producto en cuestión.  Así mismo, entre sus objetivos están medidas para reducir el despilfarro alimentario y fomentar los mercados de segunda mano y hábitos de reutilización.

Otro de los puntos clave es la gestión de residuos, donde se incluirán nuevos programas de prevención y planificación de residuos, además de nuevas limitaciones para textiles y plásticos agrarios.

Uno de los puntos más novedosos corresponde a las materias primas secundarias y reutilización del agua, que contempla actuaciones para el uso y fomento de subproductos y el desarrollo de criterios de fin de condición de residuo.

En los ejes transversales de investigación, sensibilización y empleo el objetivo es elaborar buenas prácticas de economía circular, acompañadas de programas que promuevan la investigación y la innovación, junto con programas formativos de inserción para ciertos colectivos.

El objetivo final de este primer PAEC es asentar las bases de un nuevo modelo que prolongue el valor de los recursos durante más tiempo en la economía, de forma que se reduzca al máximo la generación de residuos. Y todo ello mediante procesos que ayuden a lograr de forma paralela la descarbonización de la economía. Una herramienta fundamental más en el camino a la transición ecológica.

Deja un comentario