Tal y como se detalla hoy en la orden foral publicada en el Boletín Oficial de Gipuzkoa (BOG), desde el miércoles 3 de abril, y hasta el 29 de julio, los propietarios de masas forestales en Gipuzkoa ya pueden aplicar el tratamiento químico contra la enfermedad de la ‘banda marrón’. Esta enfermedad, propagada por un hongo proveniente de América del Norte y Central, afecta actualmente al 43% de los pinos insignis (Pinus radiata) del territorio. El hongo ya se encontraba en Europa desde la década de los 70, pero no ha sido hasta los últimos dos años que su propagación en Gipuzkoa ha aumentado debido al aumento del calor y de la humedad.

Gracias a esta orden foral, los propietarios de pinos interesados tienen la posibilidad de utilizar la solución de óxido cuproso por vía terrestre, siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones. El principal requisito se basa en que la solución se aplique en pinares de edad inferior a 25 años que contengan una defoliación inferior al 75%, con un máximo de dos aplicaciones en total (por propietario) y un intervalo entre aplicaciones de 14-21 días. El óxido cuproso no se podrá aplicar en zonas que se encuentren a menos de 100 metros de cualquier núcleo urbano, embalse, laguna, zona húmeda, zona de captación de agua (superficial y subterránea), acuífero o curso de agua permanente.

Se espera que esta medida contribuya a solucionar el problema, la cual se añade a otras líneas de actuación que el Gobierno Vasco está llevando a cabo, tales como las ayudas económicas a propietarios. Se han habilitado ayudas de 1,4 millones de euros para los propietarios de ejemplares de menos de 25 años que, por la enfermedad, se han visto en la necesidad de talar. Gracias a estas medidas, se espera que en los meses siguientes se vea reducida la tala masiva del pino que hemos visto en los últimos meses en Gipuzkoa, donde zonas antes pobladas con pinos ahora están completamente vacías.

Julen González Redín
PhD en Desarrollo Sostenible
NAIDER

Deja un comentario