Francia ha inaugurado, en la localidad normanda de Tourouvre-au-Perche, una carretera de 1km de largo cubierta de paneles generadores de energía sobre una superficie de 2.800 metros cuadrados, según informa Science Alert. Se espera que la carretera, transitada a diario por 2.000 vehículos, produzca energía más que suficiente para abastecer el alumbrado público de la comuna, de 3.400 habitantes.

 

La carretera, llamada Wattway, es un proyecto piloto puesto en marcha por la empresa de ingeniería Colas y financiado con 5 millones de euros por el Ministerio de Medio Ambiente, para observar en los dos próximos años la electricidad que puede generar, su rentabilidad, y la resistencia de la superficie al tráfico motorizado. El proyecto piloto se enmarca dentro de los planes de la Ministra de Medio Ambiente Ségolène Royal, quien anunció un programa para cubrir 1.000 kilómetros de carreteras del país galo con superficie fotovoltaica en un plazo de 5 años.

 

Las voces críticas dudan de la eficiencia de la tecnología empleada, argumentado que la energía generada cuesta 13 veces más que la de paneles solares de tejados, y apuntan que hay  alternativas más prioritarias en las que invertir dentro de las renovables. Royal responde que el coste decrecerá considerablemente a medida que se instalen más carreteras.

 

En 2014, Holanda fue pionera en construir y estrenar el primer carril bici solar del mundo, un tramo de 70 metros de largo pavimentado con unos innovadores paneles llamados SolaRoad.

 

 

 

Deja un comentario