La marca finlandesa Arla Oy ha introducido un envase que emplea bioplástico derivado de la madera para sus productos de leche, sustituyendo así las capas interiores de plástico de polietileno y aluminio presentes en los tetrabrik. Esta innovación atiende a los llamamientos al uso de envases monomateriales, mas fácilmente recicables que los compuestos.

Los nuevos envases monomaterial de Arla emplean una capa interior de bioplástico, la cual se obtiene a partir del talloil. El talloil un residuo que se genera en la producción de pasta para la fabricación de papel. Al tratarse de un residuo, no requiere el corte de árboles adicionales, si no que lleva a un aprovechamiento más eficiente de la materia prima. La capa de bioplástico se puede reciclar al 100% junto al cartón exterior del envase. Los envases tetrabrik de leche, comunes en los lineales de los supermercados, emplean, en cambio, un 70% de cartón, un 20% de polietileno, y un 5% de aluminio, por lo que su proceso de reciclaje es mucho más complejo.

La marca Arla planea llevar a los supermercados 40 millones de artículos con el nuevo envase – en productos de leche, yogures y otros lácteos – en el año 2019, y ahorrar la emisión de 7.730 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Deja un comentario