Leo a través de Der Spiegel un artículo sobre la recomposición del orden mundial, al menos en lo que se refiere a los nuevos skylines más definitorios, que han sido siempre un elemtno de atracción de las ciudades en los últimos cien años. En el artículo, el periódico explora la batalla mundial entre las ciudades en busca del mejor horizonte urbano.

Si Nueva York ha sido la ciudad más reconocida por sus rascacielos, hoy muchas ciudades en Asia, Rusia y en el Golfo Pérsico son las que están viendo evolucionar sus skylines con mayor entusiasmo. Mientras tanto, las ciudades de Occidente, como Londres y Nueva York, no tienen el dinero para competir. ¿Se está quedando obsoleto el paisaje urbano occidental?

En una segunda parte, analizan los motivos del declive de Estados Unidos y Europa Occidental como espacios de acogida de edificios emblemáticos. Aunque excesivamente generalista, entre diversos ejemplos, el artículo analiza las causas, principalmente de tipo financiero (y yo añadiría, de impulso social no exento de megalomanía, que últimamente está muy de moda entre los “nuevos ricos”).

Astana, capital de Kazakhstan.

La Dubai Pearl, diseñada por Schweger Association Architects, en los Emiratos Árabes.

La torre Burj Dubai, el edificio más alto del mundo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario