Cuando hablamos de Ecoinnovación, para encontrar las primeras referencias debemos retomarnos a 1998 en el libro de Claud Fussler y Peter James. En él, los autores le otorgaban una connotación de avance social. Hoy en día, ya puede hablarse de un concepto establecido y que dispone de una mayor concreción. Traducido al mundo empresarial y de acuerdo con la Guía para ecoinnovar en la empresa publicada por Fundación Forumambiental:

“La ecoinnovación trata sobre el cambio de patrones de consumo y producción y aceptación en el mercado de tecnologías, productos y servicios que reduzcan nuestro impacto sobre el medio ambiente.

…la ecoinnovación es el desarrollo de una nueva estrategia de negocios que incorpora la sostenibilidad en todas las operaciones de negocio bajo un enfoque de ciclo de vida y cooperación en toda la cadena de valor. Implica un conjunto coordinado de modificaciones o nuevas soluciones a los productos (bienes/servicios), procesos, enfoque de mercado y la estructura organizativa que conduce a un mejor rendimiento y la competitividad de la empresa.”

La eco-innovación comprende tanto la innovación tecnológica (producto y proceso) como la no tecnológica (organización, mercado, modelo de negocio), siempre y cuando incluya elementos clave como la novedad, la adicionalidad y la mejora ambiental neta. A través de la ecoinnovación en la empresa se debe intentar aprovechar las oportunidades de negocio que la sostenibilidad brinda. A su vez, integrar la ecoinnovación en la empresa, permitirá la reducción de costes y aumentar la ventaja competitiva.

Cualquier empresa, independientemente del tamaño o el sector, puede aventurarse en el proceso de ecoinnovar. Eso sí, requiere de un liderazgo y una convicción que esté implantada en la cultura de la empresa y que debe tener la mente abierta y ser receptiva. Se trata de ver el negocio en su conjunto y bajo un enfoque de ciclo de vida para poder detectar oportunidades.

Algunos de los beneficios que brinda la ecoinnovación son:

  • Ganar cuota de mercado.
  • Reducción de costes.
  • Estar preparado frente a normativas emergentes.
  • Atraer financiación.
  • Aumentar la productividad

En cuanto a ejemplos tenemos múltiples, como pueden ser:

DANONE

La multinacional agroalimentaria francesa ha impulsado el desarrollo del proyecto SAP Carbon Footprint, cuyo objetivo es gestionar la huella de carbono a través de la innovación y las nuevas tecnologías. Este sistema permite recoger de un modo automatizado el 80% de los datos de emisiones de carbono lo cual permite identificar, medir y controlar las emisiones de CO2 de la cartera de productos de Danone de un modo ágil, fiable y costo-eficiente.

MAHOU SAN MIGUEL

La compañía cervecera Mahou San miguel comenzó en 2009 a implantar el ecodiseño en sus envases y embalajes para reducir el consumo de material (cartón, plásticos, metal y vidrio). También ha reducido el consumo de agua y energía mediante la automización de los procesos de limpieza. En el marco de la economía circular, la empresa persigue aprovechar cualquier residuo generado en los procesos. Por ejemplo, reutiliza el agua de limpieza, produce energía (biogás) a partir de las aguas residuales, y aprovecha los subproductos del proceso de fabricación de la cerveza (bagazo y levadura) como alimento para el ganado.

ORONA

La empresa Orona, dedicada a la actividad de los elevadores, presentó en 2013 sus nuevas cabinas 3G, que incorporan tecnologías como son la recuperación y almacenamiento de la energía de frenado, nuevos conceptos de materiales y configuración de la cabina y nuevo sistema de elevación sin contrapesos, entre otros. Es necesario fomentar la cultura de la ecoinnovación para generar cambios en las estrategias empresariales en pos de la transición ecológica. Para lograrlo, se debe apoyar a las empresas en proyectos empresariales de ecoinnovación y ecodiseño. El “Basque Ecodesing Center” es el claro ejemplo de un centro establecido que trabaja para impulsar la incorporación de las metodologías de ecodiseño en el tejido industrial. No solamente con el fin de aumentar la competitividad, sino porque la propia sociedad así lo reclama.

Es necesario fomentar la cultura de la ecoinnovación para generar cambios en las estrategias empresariales en pos de la transición ecológica. Para lograrlo, se debe apoyar a las empresas en proyectos empresariales de ecoinnovación y ecodiseño. El “Basque Ecodesing Center” es el claro ejemplo de un centro establecido que trabaja para impulsar la incorporación de las metodologías de ecodiseño en el tejido industrial. No solamente con el fin de aumentar la competitividad, sino porque la propia sociedad así lo reclama.

NAIDER

Deja un comentario