El último informe del IPCC sobre el Cambio Climático 2022 no deja lugar a dudas: “Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Se han producido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la criósfera y la biósfera”. En definitiva, los humanos somos responsables de una crisis climática que amenaza nuestro propio bienestar y la salud del planeta. Solo una contundente y apresurada reducción de los gases de efecto invernadero puede prevenir la catástrofe. Por ello, el principal objetivo debe ser el de cero emisiones.

El sector de la construcción que es responsable a nivel europeo del del 40% del consumo de energía y del 36% de las emisiones de CO2 derivadas de la energía, juega un importante papel en esta ansiada descarbonización. Una de las estrategias y prácticas que más está evolucionando estos últimos años, es la reutilización adaptativa. En esencia, se trata de reutilizar una estructura o edificio existente, sea cual sea su estado, dándole un uso diferente para el que fue construido o diseñado originalmente, en vez de construir uno nuevo.

Al reutilizar y modernizar un edificio existente, además de ahorrar recursos materiales, se reduce la huella ambiental ya que se evitan más emisiones de carbono embebidas, es decir, emisiones de los procesos industriales que lo produjeron.

Algunas de las ventajas de la reutilización adaptativa son: •Preservación del patrimonio. Son edificios que nos vinculan con nuestro pasado e identidad por lo que se convierten en patrimonio cultural y arquitectónico •Reducción de cantidad y costes de materiales de construcción. En plena crisis de abastecimiento de material primas reducir el gasto en materiales resulta primordial para la estabilidad del sector. •Promoción de la sostenibilidad. Demoler edificios existentes para la construcción de nuevos crea numerosos residuos  y perpetúa el modelo lineal de construcción actual. •Regeneración urbana. Proyectos como el High Line de Nueva York, una vía elevada de tren en desuso convertido en parque lineal con jardines, miradores, espacio públicos culturales y nuevo comercio, demuestran la capcidad de re´vitalización urbana de comunidad que tienen estas intervenciones. •Conservación de la energía. La construcción de nuevos edificios tiene mucha más energía incorporada que la reutilización de forma adaptativa.

Los casos de éxito se han multiplicado exponencialmente los últimos años. Según un estudio de Deloitte del 2017,  se calcula que para 2030, el 90% del desarrollo inmobiliario implicará la reutilización adaptativa.

Entre los proyectos de internacionales más significativos podemos destacar:

Centro TaiKwun para el Patrimonio y el Arte  de Herzog & de Meuron

POST Houston de OMA

The Bentway, un espacio público debajo de Gardiner en Toronto

Rehabilitación del Astillero 1862 en Shanghái de Kengo Kuma

Astoriahuset Y Nybrogatan 17 en Estoclomo de 3XN ARCHITECTS

Haizea Aguirre

Arquitecta Urbanista

NAIDER

Deja un comentario