PA240040En un mundo imaginario, en el que la libertad fuera total y no tuviéramos ninguna persona restricciones o barreras de movilidad (ataduras o compromisos laborales, familiares, sentimentales, hipotecarios, etc.), podríamos plantearnos qué ciudades serían las mejores para vivir en estos tiempos de crisis. Es decir, aquellas ciudades que ofrecerían mejores condiciones para afrontar las inestabilidades personales y sociales promovadas por esta coyuntura económica.

Por un lado, Business Week ha realizado este ejercicio encontrando algunos patrones en relación a ciudades de Estados Unidos. Así, las ciudades con una mayor presencia de servicios sanitarios, educativos, energéticos y de oficianas de la Administración parecen las más preparadas para soportar la crisis económica, gracias a que ofrecen a la ciudadanía servicios más cercanos y necesarios en estos tiempos. Parece una respuesta un poco obvia, pero con una explicación económica, y es que estas actividades económicas tienen un alto componente anticíclico. Por tanto, la explicación parece doble:

  • Hay ciudades que disponen de una mejor red de servicios sociales e institucionales que pueden actuar de colchón y de protección social.
  • Las ciudades que mayor porcentaje de su población se dedica a estossectores anticíclicos (ciudades de tipo universitario, centros o capitales administrativas.

Evidentemente, en un día en el que nos despertamos con datos demoledores respecto al paro, nos encontramos con la gran prgunta:¿dónde están los empleos más estables? ¿Qué ciudades se han especializado más en ellos?

Estamos, con ello, acercándonos conceptualmente al concepto de resilienciade alguna manera. En Rebuilding place in the urban space se entience la resilencia de una ciudad como building robust systems, processes, ways of thinking and acting and being that go beyond disaster. Resilience should be about sustainability, not “green” per se but about “sustainable land use and resource planning,” which isn’t a phrase or acronym (“SLURP”) that has caught on. Resilience should be about creating and building value rather than merely spending money. Más allá de esa definición, que en algún momento revisaré, y volviendo al tema que nos ocupa, El New York Times, a partir de un estudio previo deMoody´s economy, recientemente también se ocupaba de esta cuestión en un artículo, For most cities, recession has arrived, en el que se detectaba que casi dos tercios de las más de 380 regiones metropolitanas de Estados Unidos están en un claro proceso de recesión económica. Richard Floridaapunta, en relación a este artículo, que las ciudades con un índice de creatividad más alto tiene mayor capacidad de resiliencia. Los mapas se pueden ver aquí. Los datos utilizados reflejan aspectos que también pueden parecer obvios a simple vista; por ejemplo, que ciudades como Nueva York van a sufrir fuertes tensiones debido a la dependencia de su estructura económica y de empleo respecto al sector financiero.

Es posible que este periodo que vivimos, como ya apuntamos en algún momento en este post, cambien ciertas dinámicas urbanas. Quizás hacia un mejor posicionamiento competitivo y de atracción de concentraciones urbanas de tipo mediano, volcadas en servicios con un alto componente creativo, con una fuerte presencia institucional, más compactas morfológica y socialmente.

También te puede interesar:

Deja un comentario