Nueva imagen_2_0Se ha publicado un nuevo informe que analiza el futuro de las ciudades en los próximos años y revisa los datos de tendencias sobre las economías urbanas en todo el mundo y cómo las dinámicas de población y de la globalización económica cambiarán -ya lo están haciendo- las jerarquías de las ciudades. El estudio, Urban world: Mapping the economic power of cities, ha sido desarrollado por McKinsey Global Institute y a partir de él se ha generado el informe completo (pdf), un resumen ejecutivo (pdf) y, lo más destacable, un sistema de visualización gráfica que ayuda a revisar los datos de otra forma.

Los cuadros reflejan algunos de los cambios que se esperan y que ya intuimos desde hace años; no sólo en el tamaño  de la población sino, sobre todo, en la estructura económica de los nuevos núcleos urbanos emergentes en países de economías en transición o subdesarrolladas, que pasarán a ocupar puestos de liderazgo tradicionalmente ocupados por las “viejas” ciudades en algunos indicadores económicos. Un patrón de cambio del que ya hemos hablado varias veces y que, a fuerza de repetir el consabido mantra de más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, parece volverse inocuo y, sin embargo, no lo es. No es indiferente que las siete grandes ciudades con más población menor de 15 años en 2025 estén en Asia o África; no es indiferente que las mayores tasas de crecimiento económico urbano se sitúen todas en China (de las diez primeras, tan sólo New York consigue situarse entre las nuevas ciudades chinas); no es irrelevante que en los próximos 15 años más de cien ciudades hasta ahora no invitadas al juego de la globalización vayan a disponer de un papel determinante; no es meramente una cuestión estadística que la mayor parte de los movimientos migratorios en el mundo tengan como destino ciudades incapaces de dar satisfacción a las necesidades de sus nuevos ciudadanos. Tampoco lo es que, a pesar de que es fácil pensar siempre en las megaciudades como las dominantes principales del juego, son las ciudades de tamaño medio -medio a estos efectos, considerando hasta diez millones de habitantes- las que protagonizarán mayores procesos de acumulación de capital y de personas y que ese terreno está vedado para las ciudades de tamaño medio europeas o norteamericanas, que se muestran incapaces de competir con las transformaciones en otros lugares del mundo.

También te puede interesar:

Deja un comentario