038NULL

Los que tuvimos ocasión de escuchar ayer día 5 de septiembre en el Auditorium del Guggenheim Bilbao a Wangari Muta Maathai no olvidaremos facilmente sus palabras.

Fueron sesenta minutos de emoción contenida. Su mensaje arrebatador y comprometido, su dulzura y su firmeza, su presencia infinita consiguieron penetrar en lo más profundo de todos nosotros.

Hiló, en un discurso suave y sencillo, la esencia del desarrollo sostenible. Tres son los pilares de este movimiento como, en sutil metáfora, tres son los pilares que sostienene el taburete tradicional africano. Los tres son indispensables y los tres deben darse al mismo tiempo; desarrollo desde una gestión sostenible de los recursos; Gobernanza y democracia; y Paz.

La lucha por la liberación social de su pueblo, Kenia, es la lucha por estos tres pilares. Su arma: los árboles. Sus semillas, semillas de esperanza. Sus frutos, un pueblo que crece, avanza y se compromete.

La humildad y generosidad con la que, desde su África más necesitada y vulnerable, nos deseó suerte en nuestro propio proceso de búsqueda de la paz y de la sostenibilidad fue, sin duda alguna, el momento más sugerente y emocionante de la velada.

Perseverancia, constancia y compromiso. Todos podemos hacer algo. Todos podemos plantar nuestro arbol. Preciosos mensajes lanzados por una mujer excepcional.

Excepcional fue también el discurso de la Consejera de Medio Ambiente del Gobierno vasco. Tuvo el difícil papel de preceder a la profesora Maathai. Esther Larrañaga invitó en un elegante y comprometido discurso a tomar el ejemplo de GreenBelt Movement; construir también desde Euskadi los tres pilares del taburete africano.

Zorion beroenak Eusko Jaurlaritzari atzoko ekitaldeagatik eta eskerrik asko Maathai anderea gurekin izateagatik. Agur eta ohore.

Convenio con Ekopass

La premio Nobel de la Paz 2004, la keniata Wangari Muta Maathai, visita estos días Euskadi para firmar un convenio de colaboración a tres bandas  entre la organización no gubernamental que ella misma lidera (Green Belt Movement), el Gobierno Vasco y la Asociación Ekopass de lucha contra el cambio climático (www.ekopass.org).

Mediante el citado convenio, el Gobierno vasco asume el compromiso de compensar el conjunto de emisiones de CO2 que emite a la atmósfera a través, fundamentalmente, de la utilización de su cuerpo de automóviles como consecuencia de los desplazamientos inherentes a su actividad.

Para la Asociación Ekopass, una asociación sin ánimo de lucro de la que Naider es una estrecha colaboradora, es un proyecto especialmente interesante. Ekopass surgió de las inquietudes de un nutrido grupo de personas y organizaciones privadas preocupadas por la cuestión del cambio climático y por la necesidad de actuar de forma directa. La persuasión y la concienciación no debían ser los únicos instrumentos de la sociedad civil. Había que actuar.

Esta joven institución surgió así con el ánimo de recaudar fondos voluntarios para poner en marcha proyectos para la reducción de emisiones especialmente de aquellas relacionadas con el uso del transporte. Gracias a esas aportaciones Ekopass invierte en proyectos para la promoción de la energía renovable, la mejora en la eficiencia energética y la creación de sumideros de carbono y reforestación.

Además, como en este caso, Ekopass ofrece la posibilidad de compensar las emisiones que realizan Instituciones, Empresas y Particulares que, de una forma irremediable (en la medida que son muy difíciles de disminuir) expulsan a la atmósfera dióxido de carbono y otras sustancias nocivas.

La idea que está detrás es muy interesante por cuanto no se trata de comprar derechos para contaminar o emitir sino de todo lo contrario. En la vida ordinaria de nuestras empresas e instituciones (y en la propia actividad personal o profesional de cada uno de nosotros) se vierten involuntariamente gases de efecto invernadero sin que podamos hacer nada por evitarlo ya que son absolutamente necesarias para un desempeño óptimo de las actividades.

La idea de que se puede incluso invertir en proyectos alternativos que retiren el CO2 de la atmósfera equivalente a lo que irremediablemente vertimos es una idea francamente interesante y muy novedosa. Ekopass es el único instrumento que, además de concienciar, sensibilizar y mejorar la eficiencia energética de todos los procesos industriales y de todas las actividades individuales y colectivas, permite, de una manera solidaria y responsable, eliminar directamente CO2 y por tanto incidir en el quid de la cuestión,

Animamos a todos nuestros lectores a visitar la página oficial de Ekopass (www.ekopass.org) donde de una forma didáctica y sencilla podrán calcular las emisiones que realizan al año, por ejemplo, mediante el uso de su vehículo privado. La página permite calcular también el dinero necesario que hay que invertir para compensar esos vertidos.

Mientras tanto, sólo queda felicitar al Gobierno vasco por su iniciativa y valentía y desear a la señora Maathai una grata estancia en el País Vasco.