Hace unos días os presentábamos un video de cómo ser verde en una economía circular y no morir en el intento. Hoy gracias a Gipsen, empresa que diseña, fabrica y distribuye muebles bajo los valores de la sostenibilidad y la innovación,  os compartimos un ejemplo de empresa pionera en el que se destacan las ventajas de la economía circular.

Esta empresa lleva a cabo un proceso muy innovador a la hora de gestionar distintos momentos de un producto de forma que el ciclo de vida del producto se alarga y se minimiza el impacto ambiental del producto. Dicho proceso presenta múltiples ventajas frente a la clásica tendencia de desechar los muebles cuando no nos son útiles y comprar uno nuevo. Se separa en cuatro fases en función de la circunstancia que atiende:

  1. Un proceso para la reparación del producto cuando se estropee o no sea utilizable.
  2. La búsqueda de un nuevo cliente al que le sea útil cuando ya no le sirva al consumidor inicial.
  3. La exploración de nuevos usos del producto cuando éste ya no pueda ser utilizado por ningún tipo de cliente en su principal función.
  4. El reciclaje del material cuando ya no sirve para ningún tipo de uso creando energía a partir de estos productos inutilizables. Este material reciclado lo utilizan para crear productos semi-acabados que son utilizados para confeccionar los productos finales, creando así una economía circular sostenible y neutra en carbono.

Gipsen nos acerca, en definitiva, la que sin duda va a ser la forma de gestionar el ciclo de vida de cualquier producto en un futuro no tan lejano.

 

 

Deja un comentario