Admito que los espacios portuarios industriales me producen una especial fascinación; he vivido toda mi vida cerca de ellos y su apariencia decadente tiene un atractivo estético para quien busca nuevas formas artísticas en la modernidad urbana. Desde la ventana de mi oficina veo grúas que imagino moviéndose en una coreografía nocturna, con luces y música (Sonic Youth, puestos a elegir), pero aún no tengo las ganas de proponerlo en serio a alguien. Así que, de mientras, descubro que en Saint-Nazaire, en la Bretaña francesa, hace unos años que se decidieron a darle valor a su área portuaria.

Con el diseño de Yann Kersalé (por otra parte, conocido en nuestro país por ser el responsable de la iluminación de la Torre Agbar en Barcelona), colaborador de Jean Nouvel, la ciudad dibujó un escenario permanente para la luz en sus viejos astilleros, iluminando los silos, grúas, base submarina, puentes, etc., miviendo las esclusas y los puentes, y finalmente proyecciones de escenas luminosas grabadas durante el día.

Las fotos están tomadas de http://sophie-g.net.





Esta intervención forma parte de un planteamiento más amplio de renovación urbana, iniciada en 1995 y liderada por el arquitecto barcelonésManuel de Solà Morales, dirigida a hacer de la zona una Ciudad-Puerto con una vida más activa que la puramente industrial, con su carácter agresivo y anulador de cualquier tipo de actividad pública. Así, la zona ha integrado ahora nuevas actividades de ocio y comerciales, espacios de vivienda y oficinas y ha reconvertido la antigua base de submarinos en un espacio de atracción de turismo y ocio ciudadano.

Sin duda, es bueno saber que ya existe lo que imagino un día poder ver desde esta ventana. Obviamente, el tema de los docklands (Canary Wharf, nuevo borde costero en Split, la restauración del Cheonggyecheon en Seúl, los trabajos de Bilbao Ría 2000Valparaiso Berlín, por poner sólo unos ejemplos) su activación como espacios urbanos reconquistados daría para largo, y como otras promesas que ya he hecho en este blog, quedará para un momento más sosegado.

Ciudades a escala humana

 

 

Deja un comentario