radiant_city_poster-main-largeVía Plataforma Urbana me entero de la existencia del documentalRadiant City, en el que se aborda desde la perspectiva particular de sus autores la situación decadente de los suburbios norteamericanos. Obviamente, se trata de un título que juega con el término “Radiant city”, tradicionalmente vinculado aLe Corbusier.

Por lo que he podido ver en estos videos, el docuemental recoge las opiniones de residentes en este tipo de desarrollos urbanísticos, de urbanistas y de promotores inmobiliarios, entre otros. El documental, con ello, pretende ser una lectura afilada y crítica del modelo de crecimiento urbano basado en los suburbios, modelo que de alguna forma se está insistiendo en los últimso tiempos que ha entrado en decadencia, bien sea por cuestiones estructurales relacionadas con el cambio climático (o con la economía del cambio climático, en realidad), bien por cuestiones coyunturales relacionadas con la actual crisis económica.

Dejo aquí un trailer, seleccionado de entre los diferentes videos disponibles en Youtube sobre el documental:

La crítica a este modelo es un gran clásico, especialmente si el análisis parte de discursos y prácticas relacionadas con la sostenibilidad o con la eficacia del modelo urbano (si es que ambas cuestiones son dos cosas distintas). Es, además, un lugar común a este lado del océano, valorar este modelo urbano tan típicamente norteamericano con desdén. Por ello, termino enlanzando a un post del blog Newgeography titulado Euroburbia: a personal view, en el que el autor trata de romper el mito de que en Europa nos hemos salvado de este modelo. Así, el post inicia rotundo afirmando:

The image of the European city as a tourist’s paradise of charming inner-city neighborhoods interconnected by high-speed rail networks is not entirely false, but it does not give the full picture of how most Europeans live. Contrary to the mythology embraced by romantics among planners and ‘green’ politicians, urban areas of Europe sprawl just as much as any American or Western city.

El post después se convirte, en mi opinión, en una vivencia bastante anecdótica difícil de trasladar a la categoría de norma general, pero sí ilustra que, al fin y al cabo, los europeos no dejamos de ser una subespecie del homo americanus. En realidad, fue en 2006 la Agencia Europea de Medio Ambiente la que destruyó este mito con datos, en el informe Urban sprawl in Europe, the ignored challenge. Y ahí ya se hizo visible lo que es una tendencia en el mundo occidental más desarrollado y a la que no es ajena ninguna gran ciudad europea.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario