El éxito de la estrategia internacional respecto al cambio climático se medirá en grados. El objetivo se basa en evitar que la temperatura media de la atmósfera se eleve por encima de 2ºC respecto a la que existía en tiempos preindustriales. Para ello debemos reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera: cuanto mayor sea el nivel de concentración de estos gases, más elevada será la temperatura y desestabilización del clima.

Según un nuevo estudio de Climate Central publicado en Nature Communications, para el año 2050 el nivel del mar amenazará a más de 200.000 personas en toda la costa de España. En Euskadi, el Gran Bilbao podría desaparecer tal y como lo conocemos; el mapa de riesgo de dicho estudio muestra situaciones tan alarmantes como que Barakaldo podría acabar siendo una isla, o que la conexión terrestre entre Santurce y Bilbao sería inexistente.

Este martes se ha publicado otro estudio en la revista Bioscience firmado por 11.000 científicos de 153 países diferentes (incluida España). El artículo muestra que las emisiones de gases de efecto invernadero llegaron a su máximo histórico en 2018, y que los científicos tienen la obligación moral de alertar ante cualquier amenaza, vaticinando un “sufrimiento indecible” para nuestra sociedad debido a la crisis del clima. A modo de celebración del aniversario de la cumbre climática de Ginebra en 1979, el artículo recuerda que “la crisis ha llegado antes y está acelerándose más de lo que los científicos esperaban. Y es más grave de lo anticipado, amenazando los ecosistemas y el futuro de la humanidad”.

SIGUIENTE PARADA: CUMBRE DEL CLIMA (Madrid, Diciembre 2019)

Desde la primera Conferencia Mundial del Clima celebrada en Ginebra (Suiza) hace 40 años, donde se detectaron signos alarmantes del cambio climático, se han ido repitiendo alertas similares en citas históricas como en Río de Janeiro (1992), el Protocolo de Kioto (1997) y el Acuerdo de París (2015). Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero continúan creciendo rápidamente.

Ante la necesidad de acelerar la implementación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, la oficina de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU ha decido que Madrid acoja la próxima cumbre del clima (COP25) que tendrá lugar los días 6 y 13 de diciembre, después de que Chile renunciase a hacerlo la semana pasada. El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció el miércoles 30 de noviembre que el país andino no podría controlar las calles de Santiago, donde desde hace semanas se están produciendo graves altercados. Dicha declaración fue seguida por la oferta del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el cual ofreció a Madrid para que la ciudad acogiese la próxima COP25.

La cumbre contra el cambio climático se realiza cada año en un país diferente y suele congregar a más de 4.000 delegados y activistas medioambientales durante dos semanas en una misma ciudad. El objetivo de la COP25 es preparar el terreno para que los países presenten contribuciones de lucha contra el cambio climático en el marco del Acuerdo de París. Más concretamente, se pretende acordar medidas para estabilizar las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero y establecer el criterio de medición de emisiones, entre otras metas. La cumbre integrará a expertos del mundo científico, del sector privado y a representantes políticos para trabajar en favor de la acción climática y de la transición energética. Los últimos días del encuentro acudirán, además, los jefes de gobierno de los países participantes, incrementando así la proyección internacional del evento.

NAIDER ASISTIRÁ A LA COP25

El compromiso de Naider con la búsqueda e implementación de soluciones al cambio climático y la transición hacia una sociedad baja en carbono viene de lejos. Ante la situación crítica que vivimos, Naider acudirá a la COP25 en Madrid con el fin de conocer de primera mano nuevas medidas de adaptación y mitigación del cambio climático. Nuestro objetivo, además de adquirir nuevo conocimiento de primera mano sobre la problemática en cuestión, es interactuar y establecer puentes de colaboración con otros actores clave en el proceso de transformación de nuestra sociedad hacia un sistema bajo en carbono.

La COP25 es la última parada hacia la entrada en vigor del Acuerdo de París. En Naider consideramos que, tal y como muestran numerosos estudios, el tiempo se está agotando y la creciente urgencia de nuestros objetivos requiere que seamos más ambiciosos y exijamos más de nosotros mismos. Ha llegado el momento de actuar y es necesario un incremento inmenso de esfuerzos a gran escala para conservar la biosfera y crear una sociedad más resiliente, adaptable e integrada con el medio natural del que dependemos.

Julen González Redín
PhD en Desarrollo Sostenible
NAIDER

Deja un comentario