Vitoria-Gasteiz regeneración smart de un barrio del desarrollismo infopost

Vitoria-Gasteiz inició el pasado febrero el camino para regenerar el barrio de Coronación, barrio nacido del implacable modelo de desarrollismo industrial de hace 50 años que viene arrastrando perdida de atractivo y de población a pesar de estar al lado del casco histórico de la ciudad. El proyecto, que cuenta con una subvención de casi 11 millones de euros por parte de la Comisión Europea, tiene como objeto mejorar la calidad de vida de los habitantes del barrio en los próximos cinco años. El plan se enmarca en la convocatoria europea SmartEnCity que quiere desarrollar soluciones “smart” en habitabilidad, movilidad y eficiencia energética en el Horizonte 2020. Junto con Vitoria-Gasteiz, Tartu (Estonia) y Sonderborg (Dinamarca) son las ciudades que participan en SmartEnCity.

 

La participación de los vecinos del barrio en el diseño del desarrollo de los Espacios Públicos es un punto destacado del proyecto, y es precisamente en estas fechas de junio en las que se han iniciado las reuniones con los colectivos del barrio para el diseño del proceso participativo para definir las actuaciones a desarrollar a nivel de Espacio Público a partir de 2017. Además de las actuaciones en urbanización y movilidad -reforma de calles, plazoletas y jardines, calmado del tráfico, introducción de nuevos servicios -, otras dos grandes áreas del proyecto son la red de calor del barrio y la rehabilitación de viviendas.

 

La red de calor del barrio consiste en la instalación de “central heating” o un sistema de calefacción central operado con biomasa para abastecer de energía a las 1.300 viviendas del barrio, y así reducir el gasto y la emisión de gases de efecto invernadero. La obras de rehabilitación energética para la tipología de edificios del barrio comenzarán en 2017, con un coste medio estimado de 21.000 euros por vivienda. Los propietarios recibirían hasta 11.400 euros en ayudas para sufragar la rehabilitación.

 

El barrio Coronación fue elegido para el proyecto, según el consistorio gasteiztarra, por tratarse de un barrio vulnerable en el plano social, identificado como prioritario en el  “Diagnóstico de necesidades de intervención en la renovación de los edificios residenciales en el País Vasco (2011)“, elaborado por Tecnalia para el Gobierno Vasco. La imagen del barrio se mantiene prácticamente igual que en los años 70, con un entramado urbano compacto y no reformado y viviendas antiguas, lo que se ha traducido en una población envejecida, y una alta tasa de personas de nacionalidad extranjera que no ha cubierto el descenso de población.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario