greenham

Greenham Reach, es un proyecto innovador de tres pequeñas explotaciones mixtas asequibles, situado en Devon. Es la primera cooperativa dedicada a la gestión de tierras ecológicas en el Reino Unido. Cada una de las tres casas que forman este lugar, están tratando de demostrar que es posible vivir gracias a la agricultura, con terrenos por debajo debajo de los 12 acres y utilizando métodos sostenibles de agricultura. Su objetivo es demostrar que es posible crear un negocio viable basado en el cultivo de la tierra, respetando el medio ambiente.

Los 22 acres de Greenham Reach forman un lugar idílico. Situado entre campos ondulados, entre las orillas del río Tone y la cercana frontera Somerset, los campos estan llenos de hortalizas, flores silvestres y hierbas, árboles frutales, un colorido jardín, gallinas, cabras y hasta una colmena. Se trata de un proyecto piloto promovido por la Ecological Land Co-Operative (ELC). Su objetivo es superar los obstáculos que impiden una cultura agrícola basada en la creación de pequeños negocios rurales en parcelas de tierra de menos de 12 acres. Los usuarios pagan 300-400 libras/mes de alquiler por estos terrenos a la ELC. La labor de la ELC es imprescindible, ya que proporciona el terreno y la infraestructura básica necesaria (como el granero común, paneles solares, sistemas de baño compost y vías de acceso) para la actividad de todos los usuarios de Greenham Reach. Y por si ésto fuera poco, también organiza actividades y tutoriales destinados a ampliar los conocimientos de los pequeños agricultores. Si esta iniciativa funciona, el ELC utilizará este modelo de organización en otros 20 proyectos a nivel nacional.

Son 3 las familias que forman la cooperativa y trabajan la tierra. Viven en casas móviles, se alimentan de energía obtenida mediante paneles solares y beben agua de lluvia. “Todos compartimos valores ecológicos y sostenibles”, declara James Dexter, uno de los usuarios de Greenham que cultiva sus 6 acres de terreno  y sus animales con la esperanza de estabilizar su propio negocio de venta de ensaladas y carne. También expresa que “lo más importante es que tanto yo como mis compañeros estamos creando empresas viables y somos capaces de mantenernos económicamente.”

Aun así, reconocen que no es una tarea fácil. El precio de las terrenos agrícolas se ha disparado en un 250 por ciento en la última década, para alcanzar un promedio de 9.900 libras por hectárea, según las nuevas cifras de agentes inmobiliarios Savills. También son numerosos los obstáculos legislativos y de planificación a superar en un sistema que impone test y estudios de viabilidad financiera (con condiciones muy severas e incluso excesivas) en nuevos proyectos.

Según Alex Laurie, director de ELC: “El precio medio de una pequeña parcela agrícola residencial en este país es de nada más y nada menos que 250.000 libras, y aún habiendo negocios económicamente viables y rentables, les resulta muy difícil obtener financiación por porte de las entidades bancarias. Hay un montón de personas que tienen mucho que ofrecer a la agricultura y que son excluidos de los medios de vida rurales, y estamos tratando de arreglar eso “. El grupo (ELC) ha lanzado un llamamiento crowdfunding para recaudar 10.000 libras para el proyecto.