Imagen 265Esta mañana la delegación de Estados Unidos anunciaba que no va a a ofrecer un recorte de emisiones mayor. La cifra que se manejaba desde el inicio de la cumbre no se moverá: para 2020 un 17% de reducción de emisiones respecto a 2005, lo que significa una reducción de emisiones del 3% (para 2020) respecto a 1990.

Poco podrá hacer Obama por reconducir la cumbre. Desde casa le llaman la atención para no comprometerse a largo plazo, ni en términos de reducción de emisiones, ni en términos de aporte financiero. China se niega a ofrecer objetivos de reducción claros, e insiste en que sus emisiones no serán auditadas por Naciones Unidas.

En fin, que la cosa esta muy negra. Al final se llegará a una declaración de mínimos, seguramente con los compromisos de reducción que comentaba el otro día, aplazando a 2010 la firma de un acuerdo vinculante.

 

Esto del “acuerdo vinculante” siempre me ha llamado la atención; en el futuro, si Estados Unidos no cumple con los objetivos pactados en ese supuesto “acuerdo vinculante”, ¿quien le va a hacer rendir cuentas? Hace pocos años un país de oriente próximo fue atacado sin el consenitimiento de Naciones Unidas… Y, ¿China? ¿alguien va a poner sanciones a la economía emergente más potente del mundo, alguien va a poner trabas a un goloso mercado que no para de crecer?

Además, este bloqueo de las negociaciones esta retrasando otros temas muy importantes: financiación para los países en desarrollo (algunas cifras ya han salido: por ejemplo que Estados Unidos destinara 100.000 millones de $ “para 2020”, ¿qué significa eso?), re-definición de los mecanismos de flexibilidad, pago por servicios ambientales (sumideros de carbono), etc.

Mañana veremos.